Cada día me gustan más los cuidados estéticos a largo plazo y después de vivir la experiencia de las extensiones de pestañas, hábito ya adquirido, estoy encantada con el tratamiento capilar de moda, el bótox capilar y el cepillo ionizado que deja cada pelo en su sitio.
Así, mi peluquera me cuenta sobre este tratamiento capilar y me convence. No se trata de inyectar nada, como es lógico, se trata de una ampolla hidronutritiva que regenera la hebra del cabello y hace que éste se vuelva más manejable, más hidratado y con un efecto liso que elimina el Fritz. Se trata de un complejo vitamínico para nuestro pelo que lo nutre y lo restaura. Contiene vitamina B, Pantenol y Proteínas de seda. Parece ser que este cóctel de vitaminas fortalece el folículo piloso ya que el producto penetra en el cuero cabelludo y se regenera de dentro hacia afuera. La verdad es que merece la pena, el pelo queda precioso, con cuerpo y mucho brillo.
Por otra parte, el cepillo ionizador logra eliminar el cabello encrespado y, tal y como lo peines, se queda. Al menos, a mí me funciona. He leído algunos posts sobre si son un engaño o no, a mí me queda el pelo más liso y eso que lo tengo ondulado.
En fin, cuidados de dentro hacia fuera y a largo plazo, que parezca que no te has hecho nada.

eva@navegandopormis40.com