El otro día oí hablar del agua micelar y me he acercado a la farmacia a ver qué es y para qué sirve.

Resulta que la mayoría de los laboratorios ha incluido este producto en su cartera. Es un agua que sirve para limpiar la piel, a modo de tónico para aplicar sobre el rostro y cuello antes de la hidratante.

La tendencia a simplificar también se está aplicando a la belleza y el concepto de higiene, gasto razonable y cosmética a largo plazo se impone.

El agua micelar viene a sustituir a la leche limpiadora y el tónico de toda la vida. ¡Que paz! Un trabajo menos antes de meterte en la cama.

Esa idea de la economía del tiempo es muy del siglo XXI y resulta muy práctica. Lo trendy en belleza va cambiando también. Buena alimentación, nutrí cosmética e higiene en casa pueden evitar las limpiezas de cutis engorrosas de antes, en las que te apretaban el poro y salías como un colador después de pagar una pasta. Ahora, en la farmacia, por precios relativamente asequibles (en la relación calidad/cantidad-precio), uno puede tener el agua micelar, el scrub y la hidratante y lucir una carita luminosa.

¡Viva el coste práctico!

 

IMG_9992