Sabe de lo que habla cuando nos sentamos a tomar un café y le digo que a mi me daría miedo micropigmentar mis ojos o mis labios.  Ella me contesta que sólo es porque no he sentido la necesidad de remarcar mis rasgos que no se han borrado o porque me gusta ir sin maquillar o porque no sufro una enfermedad que trasciende lo físico para ser psicológico o porque no me la gana.

 

IMG_3783

 

Tiene respuesta para cada objeción porque sabe de lo que habla.

Aprendió viajando, por aquellos lugares donde esta práctica estaba en uso antes que aquí y hablamos de Italia, que es puntera en este aspecto. Y se ha preocupado por ser la mejor y traer a San Sebastián las más actuales técnicas. También hablamos de Madrid y Barcelona que gozan asimismo de gran prestigio y resulta, que España está muy bien considerada. ¡Me alegro! También hablamos de Inglaterra y me dice que Londres es el lugar para aprender las técnicas paramédicas de micropigmentación. Y es entonces, cuando me cuenta cómo las pacientes oncológicas que se han enfrentado a una mastectomía pueden culminar su operación con un detalle tan importante e íntimo para una mujer como son las areolas.

Y ahí, si que me convence del todo.

Ella me sigue contando que no sólo se trata de adornar un rostro, que también le resulta artístico y gratificante, sino que le preocupan los efectos de lo físico sobre lo psíquico.

Sabe de lo que habla cuando dice que la estética no es una cuestión menor que sólo le afecta a uno mismo sino que también predispone a los demás.

Por eso, ha iniciado una campaña para que esta técnica pueda estar al alcance de estas pacientes oncológicas. Con ellas, Eugenia no ganará dinero sino que pondrá su saber hacer a su servicio a precio de coste y eso también lo va a hacer porque sabe de lo que habla.

IMG_3781