¿ Cuándo naciste? ¿En qué año? ¿Cuáles son tus recuerdos reales y los aprendidos de los que ya se fueron? Nací en 1969 pero poseo la experiencia de quienes abarca mi memoria o lo que es lo mismo, mi experiencia vicaria es rica en detalles de las vidas de mis abuelos, mis tío abuelos y de todas aquellas personas de mi alrededor que me transmitieron sus recuerdos.

Pertenezco a una generación a la que se le contó todo tipo de historias, detalles y chascarrillos de la vida cotidiana de nuestros abuelos y familiares lejanos. Creo que mi experiencia vicariaretrocede hasta unos años antes de la guerra civil, que es lo máximo me me llegaron a contar. Eso sí, conozco los detalles de un tío abuelo refugiado en Francia y declarado héroe de guerra por el gobierno francés o los bombardeos en Gros desde barcos que atacaban nuestra ciudad, tiros que golpearon contra la antigua maternidad de San Sebastián o la vida triste de las mujeres y niños durante la Guerra que tuvieron que huir a los campos de refugiados al otro lado de la frontera. Recuerdo, sin haberlo vivido, el Madrid de los años 30, en el que las parejas se casaban por lo civil y se vivía alegre en el centro o la tranquilidad del sol de Motril desde la vida de un profesor de pueblo. Tengo una experiencia mucho más amplia que la que me ofrece mi memoria y eso es una riqueza cultural importante.
La pregunta que me hago es si seguimos contándoles a nuestros niños todas las historias que conocemos, creo que no. Ya no contamos historietas porque quizás, los abuelos ya no están tan cerca o porque pensamos que no hay que mirar atrás, que son historias de “abuelo cebolleta” . Creo que hay que mirar hacia atrás lo justo para saber quiénes somos, de donde venimos, valorar cómo somos ahora y pensar en el futuro. Tener una generación desmemoriada supone una debilidad social, que divide y sobre todo, hace creer que lo que nos sucede es genuino. La citada desmemoria puede, en parte, explicar el narcisismo y el individualismo presente. Todos nos creemos especiales , como si nuestras vidas fueran únicas. En realidad, casi todo ha ocurrido antes, de manera cíclica y las personas actúan casi siempre de manera parecida. Solamente cambia la tecnología, el uso del tiempo y aquello que es propio de cada momento, lo demás está almacenado en la memoria colectiva. Así que, a contarles cositas.

 

eva@navegandopormis40.com